El artista conceptual Federico Uribe en su colección de trabajos nos prueba que los lápices no solo sirven para escribir, dibujar o pintar, sino que también pueden convertirse en los verdaderos protagonistas de una obra de arte. Federico usa lápices en las dimensiones que sean necesarias para hacer sus creaciones, ya sean lápices enteros, fragmentados o con ataduras. Federico es capaz de crear paisajes esculpidos, animales, cuadros o figuras humanas. A pesar de que Federico comenzó como pintor, poco a poco se interesó más en el uso que se le podía dar a objetos cotidianos. En su biografía explica: “Él comenzó  a observar con cuidado, coleccionando, los puso lado a lado y los combinaba, entonces se convirtieron en instrumentos inusuales de la nueva estética, llenos de color, ironía y vivaz alegría”. (Vía)

Related Post

Dejar respuesta