Hiroshi Ito ha creado una serie de piedras esculpidas en las que pareciera que las rocas se vuelven sedas manipulables. Hiroshi recoge las piedras en un río que pasa en el lugar donde vive y se le ocurrió que podría mostrar la otra cara de las rocas, la cual es que pueden expresar calidez y humor. En palabras de Hiroshi:“A pesar de que trabajo con diferentes tipos de piedras, la mayor parte de mi trabajo consiste en la optimización de la forma original de una piedra”. Hiroshi ha demostrado que siempre se puede mostrar una faceta diferente a las cosas que creemos que están sin vida. (Vía)

Related Post

Dejar respuesta