El pintor Jeremy Mann puede tomar algo tan simple como una calle de New York o San Francisco y convertirla en una obra de arte. Jeremmy hace ver a los lugares que retrata como si se estuviera detrás de una ventana en un día lluvioso en el cual es mejor quedarse allí en el abrigo del hogar. Tal vez sea por eso que sea tan difícil dejar de ver los trabajos de este gran pintor.


Fuente: Thisiscolossal.com

Dejar respuesta