Pudiera parecer que son fotos en blanco y negro de aquellas que se tomaban con esas cámaras en dónde se quemaba una ampolleta, pero no es más que la mano mágica del artista Ethan Murrow. Ethan actualmente vive en Boston, Estados Unidos, y como podrán ver es un experto dibujando con grafito a escala. Ethan recibe la inspiración de sus obras de películas que ha visto, memorizando algunas escenas y también por la colaboración de su esposa Vita. Según el artista: “Estos son cuentos con moraleja, guiños cínicos a los peligros del egoísmo y de impulso obsesivo”. El artista resalta la grandeza de su obra en los detalles y en cómo juega con los colores, ya que a partir de un solo color puede simular otros como el gris. (Vía)

 

 

Related Post

Dejar respuesta