Tener un emblema en la parte frontal del auto es sinónimo de distinción, elegancia y poder. El Rolls Royce lleva la delantera en este tipo de cosas, pero otros diseñadores no se quedan atrás y nos muestran sus talentos en algunos metales como bronce, plata y oro y algunos otros bañados en cromo. Para los amantes de los autos les dejo esta compilación de emblemas.

Dejar respuesta