La historia a continuación no es un remake de la película “El Demoledor” en la que había gente que vivía en las alcantarillas, esto sucede en la vida real.

En la capital de Rumania, Bucarest, se encuentra una arquitectura rica en estilos y con mucha historia, pero debajo de todo eso existe un mundo subterráneo habitado por drogadictos y huérfanos olvidados.
Las alcantarillas de Bucarest se han convertido en el refugio de personas olvidadas por la sociedad las que en su mayoría viven con enfermedades como el VIH o tuberculosis. Este lugar es liderado por alguien que se hace llamar Bruce Lee. Este joven fue un huérfano y ex peleador callejero lo que hizo que se convirtiera en un narcotraficante, ahora él protege a otros huérfanos o gente que pueda necesitar su ayuda. La mayoría del tiempo pasan inhalando una pintura metálica llamada Aurelac y otras drogas. Bruce Lee ofrece protección a otros huérfanos para cuidarlos de abusadores sexuales y el refugio reduce las posibilidades de morir en la calle. Las alcantarillas son lo que quedó del plan del dictador comunista Nicolae Ceaușescu, quién quiso calentar a la ciudad con este sistema. Aunque el plan no funcionó, las alcantarillas ahora sirven de hogar para los olvidados de la ciudad. (Vía)

 

Related Post

Dejar respuesta